Ya que es uno de los objetivos del blog, parece una buena idea empezar hablando de manera general de a lo que me dedico (sin ponerme pesado, lo prometo). Mi intención es además subir en el futuro resúmenes sobre los artículos que vaya publicando (que espero que los haya), explicados de una manera sencilla.

Yo estudio la forma de los organismos o de parte de ellos. La ciencia que se dedica a eso se llama morfometría geométrica: sin duda es el tipo de nombre accesible y que anima a la gente a interesarse por ello. Esta ciencia acumula un conjunto de herramientas matemáticas y estadísticas que se utilizan para cuantificar la forma (y el tamaño) de los organismos con algún fin. Por si acaso quedara algún lector a estas alturas, ya os aviso de que son este conjunto de herramientas de las que no tengo la menor intención de hablar.

Del fin de la técnica sí. ¿Para qué cuantificar la forma? Pues el contexto en el que yo trabajo es de la biología evolutiva, así que yo intento responder preguntas como: ¿Cómo era el cráneo de nuestros antecesores? ¿Eran guapos? ¿Por qué un murciélago se parece más a un pájaro que a una vaca cuando la vaca y el murciélago son mamíferos?

En otros contextos también es importante: ¿Se puede diagnosticar alguna enfermedad mental o predecir su aparición sólo con la forma de alguna parte del cerebro? ¿Compra la gente tomates más grandes o tomates más simétricos?

Como veis, toda clase de preguntas. En próximas entradas, más.

Por favor, sentíos libres para comentar, preguntar, proponer o criticar.

Un saludo,

Cefe.

Anuncios