Hace tiempo que no hablo específicamente de mi trabajo, así que vuelvo a ello.

En el estudio con morfometría geométrica, lo primero que se hace es definir la estructura cuya forma se va a estudiar. Para ello, se eligen puntos de esta estructura cuya variación se va a analizar. Por ejemplo, para la variación en la forma de la cara de una población se podría elegir la punta de la nariz, la comisura de los labios, donde empiezan y terminan las cejas… etc. Estos puntos se llaman hitos.

Para elegir los hitos uno tiene que tener en cuenta varias cosas: que se localicen de manera precisa, que estén presentes en todos los organismos que vayamos a analizar y que haya una correspondencia entre los hitos elegidos en distintos organismos. Si nuestro estudio es sobre aerodinámica podemos coger los extremos de las alas de murciélagos y aves pero si es sobre evolución no podemos, porque los extremos de las alas de murciélagos y aves no eran el mismo punto en su antecesor común (los murciélagos son mamíferos y las aves, aves). Perderemos la señal biológica.

Imaginemos que, como no se debe hacer, hacemos un análisis morfométrico de la evolución de las alas de las aves y las alas del murciélago. Los resultados nos dirán: sí, sí, se parecen bastante, durante la evolución las alas de las aves se hicieron más pequeñas, se estrecharon y dieron lugar a las alas del murciélago. Pero naturalmente esto es mentira, entre que aparecieron las aves y que aparecieron los murciélagos hubo un montón de especies sin alas, no hubo una variación de las alas.

Ocurre exactamente igual cuando estudiamos la evolución de un carácter que no es biológico: podemos encontrar con un test estadístico que las personas que juegan bien al baloncesto están en Norteamérica y las personas que juegan mal en Europa, pero no podemos extraer ninguna conclusión acerca de la evolución del baloncesto (¡aunque el test estadístico nos está gritando que el baloncesto se creó en EEUU y aquí llevamos poco tiempo jugándolo!). Tenemos resultados, pero no significan nada desde el punto de vista biológico.

Anuncios