La simetría consiste en que a los dos lados de un plano se es igual. Por ejemplo, los dos lados de nuestro cuerpo. Escuché en algún momento la teoría, de hecho, de que las personas que nos parecen más guapas son las más simétricas. Por desgracia, la simetría perfecta es muy difícil de encontrar: normalmente la gente tiene un ojo más caído que el otro, una ceja más alta que otra… Y esto es muy interesante.

¿Por qué, si nuestros genes son los mismos en los dos lados del cuerpo y están ‘construyendo’ lo mismo, existe asimetría? Pues porque durante el desarrollo ha habido alguna perturbación ambiental.

El otro día pensaba que si quisiera construir una catedral y tuviera que contratar a unos albañiles, contrataría a aquellos albañiles que hayan construido las estructuras simétricas más simétricas. Lo pensaba mientras pasaba por delante de la estación de tren de Almería:

Estación_de_ferrocarril_de_Almería

Antigua estación de tren de Almería. Foto extraída de Wikipedia.

 

Si en esta foto señalas puntos de la estructura que sean simétricos con una precisión de milésimas de milímetro y doblas la imagen intentando hacer coincidir esos puntos simétricos, te darás cuenta de que no es completamente simétrica (aunque sólo sea por unas milésimas de milímetro). A simplemente vista parece completamente simétrica, pero si lo analizas con la precisión adecuada seguro que no lo es.

Lo que está claro es que el arquitecto la diseñó perfectamente simétrica, así que esa poquísima asimetría que hay es de la cuadrilla que la hizo. Los albañiles que fueran capaces de hacer la estación con más simetría serán los que mejor son capaces de llevar a cabo las instrucciones del arquitecto y por tanto la que yo contrataría para mi catedral.

Ya sólo me falta el presupuesto.

Anuncios